COMO CUIDAR NUESTRA PIEL DEL FRIO

La piel es el órgano más extenso del cuerpo. Ella es la encargada de protegernos de las agresiones externas y de la hidro-evaporación interna. Descuidarla puede perjudicar no sólo nuestra estética sino, también, nuestra salud. El viento, el frío y la humedad característicos del invierno son agentes súper agresivos a los que nos enfrentamos todos los días y que la resecan y desmejoran notablemente. Por eso, es fundamental modificar nuestros hábitos, mantenerla hidratada Las bajas temperaturas del invierno hacen que nuestro cuerpo sufra diversos cambios a nivel interno para regular la temperatura y adaptarla al exterior. Pero no solamente los cambios son internos, sino que la parte externa, la piel, suele sufrir también el frío. En invierno es cuando la piel se resiente más, y es que las bajas temperaturas hacen que se seque más que en otras épocas, además de dañarla si no la llevamos adecuadamente protegida. No solamente la ropa es una medida de protección, sino que la piel que se queda al descubierto y a merced del clima tenemos que cuidarla sobremanera para evitar que se irrite y se deshidrate. La higiene excesiva y los cuidados constantes de la piel hacen que ésta sea cada vez más sensible a las agresiones del exterior, por eso tenemos que poner especial cuidado en evitar que las bajas temperaturas la dañen. Para ello simplemente tenemos que seguir una serie de consejos tanto para cuidarla desde fuera como por dentro, y es que la alimentación adecuada es fundamental para mantener una piel en perfectas condiciones. Antes de nada es importante que mantengamos la piel limpia y libre de impurezas, sobre todo la del rostro, que está todo el día expuesta. Para ello utilizaremos limpiadores por la mañana y antes de acostarnos. Además, una vez a la semana la someteremos a un pilling o la exfoliaremos para eliminar las células muertas que se acumulan en la piel. De esta forma estará limpia y recibirá mejor los diferentes productos que vamos a aplicarle para protegerla. Una vez tengamos la piel siempre limpia es primordial aislarla del exterior con cremas que contengan factores de protección, que no solamente tienen que servir para el verano, pues también la protegen del frío. Es importante que las cremas también la nutran, y para ello tenemos que utilizar complejos enriquecidos con vitamina C, colágeno, retinol… Estos ayudarán a disminuir las arrugas y hacer la piel más flexible. Es importante que evitemos los cambios bruscos de temperatura, así como el uso de agua demasiado fría o caliente para el aseo. Lo ideal es utilizar agua tibia para evitar irritaciones de la piel, sobre todo en las zonas más delicadas que son el contorno de los ojos y los labios, donde tenemos que utilizar complejos hidratantes específicos que eviten el deterioro de estas partes. Desde dentro es importante que nutramos la piel evitando sustancias que la deterioran como el alcohol y el tabaco, que representar un factor de envejecimiento prematuro. La hidratación es primordial para mantener una piel en perfectas condiciones, aunque la ingesta habitual de alimentos ricos en vitamina A y C es fundamental para conseguir una piel joven y radiante. La elasticidad e la piel la mantendremos ingiriendo alimentos ricos en colágeno como las gelatinas animales, aunque podemos ayudarnos de complementos como el aceite de borraja o de onagra que son una buena forma de mantener la piel hidratada y elástica previniendo su desecamiento, descamación y envejecimiento prematuro. La levadura de cerveza es también un buen complemento para la piel.

PLANTAS NATURALES PARA COMBATIR LOS EFECTOS DEL FRIO EN LA PIEL

Las agresiones externas como el viento y el frío pueden afectar a la elasticidad y firmeza de tu piel. Una hidratación especial a base de activos naturales te ayudará a mejorar la barrera protectora natural de tu piel. Para que tu rostro luzca firme y joven además de seguir una dieta sana debes mantener la piel muy bien hidratada. La cosmética natural aprovecha los principios activos de plantas y flores para regenerarla y reafirmarla. Existen cremas, lociones, sérums y aceites con extractos vegetales que penetran en la epidermis y la protegen del frío. Éstos son algunos de los usados en cosmética. EDELWEIS Esta flor es originaria de los Alpes y crece en lugares inaccesibles ¿ a unos 3.000 metros de altura y con temperaturas extremas-. Las virtudes de esta planta se deben sobre todo a las condiciones climáticas en las que se desarrolla: la combinación del frío y del viento dan como resultado un medio muy seco, con una incidencia de los rayos UV muy intensa. Al igual que las plantas del desierto, el Edelweiss se desarrolla haciendo frente a estas agresiones climáticas, lo que le confieren un perfecto sistema de protección interna. Beneficios para tu piel. El extracto de Edelweiss protege la piel de las radiaciones externas, estimula la regeneración celular, atenúa las señales de envejecimiento y aporta hidratación, elasticidad y frescura. ANTARTICINA La Antarcticina fue descubierta durante una expedición de un equipo de científicos de la Universidad de Barcelona a un glaciar de la Antártida. De las profundidades del mar Antártico nos llega un auténtico tesoro para la piel: la Antarcticina, una glicoproteína formada por microorganismos que han sobrevivido a las condiciones extremas de las profundidades frías y oscuras de los glaciares Antárticos. Beneficios para tu piel: Los estudios demuestran que produce un aumento de la producción de colágeno y elastina mejorando la firmeza de la piel. La piel resiste mejor las agresiones como el frío y mejora de la hidratación de la piel. El resultado es una piel más hidratada, joven y firme. ACIANO Presente en casi todos los campos de cereales, suele ser considerada por los agricultores como una mala hierba. Beneficios para tu piel: Tiene propiedades reafirmantes, antibióticas y antiinflamatorias. Mejora la circulación de los vasos capilares. Está indicado para pieles cansadas, envejecidas y con falta de nutrición. ECHIUM El Echium (Echium vulgare) es común en campos no cultivados y cunetas de gran parte de Europa. El aceite extraído del Echium es muy rico en aceites grasos esenciales Omega 3 y Omega 6 que actúan como barrera protectora y reestructurante de la piel. Beneficios para tu piel. Gracias a su particular y rica composición, es un reestructurante celular que reactiva la síntesis natural de lípidos luchando eficazmente contra la sequedad cutánea, además de nutrir la piel en profundidad y ejercer un interesante efecto antiinflamatorio. AZAHAR Del azahar se extrae la esencia, llamada «petit grain» de propiedades sedantes, digestivas y antiespasmódicas. Beneficios para tu piel. En cosmética, tiene propiedades regenerantes de las células y es muy interesante su contenido en vitamina C. Caléndula En su composición destacan activos con actividad antiinflamatoria y regeneradora que aceleran el proceso de recuperación de la piel. JOJOBA En su composición destacan la Vitamina E, el Ácido linoleico y las Ceramidas vegetales. Beneficios para tu piel. Tiene acción antiarrugas, hidratante, cicatrizante y suavizante. ACEITE DE SÉSAMO Contiene Ácidos Grasos; Ácido oleico, linolénico y Omega 6. Beneficios para tu piel. Protege de las agresiones externas, tiene acción reestructurante e hidratante, actúa contra las irritaciones y la sequedad cutánea. POLVO DE ARROZ Contiene gamma orizanol, que aporta una actividad anti-elastasa Beneficios para tu piel. Mejora la elasticidad-flexibilidad de los capilares sanguíneos (previniendo la aparición de rojeces) y protege de la radiación UV. Absorbe el exceso de grasa, proporcionándole a la piel un tono mate. ROSA DE MOSQUETA El aceite de rosas es una gran aliado para tu piel gracias a su poder regenerante, astringente, cicatrizante, tonificante, antiséptico y calmante.

MASCARILLA PEELING CASERA

El yogurt no sólo tiene beneficios en la piel cuando se ingiere con frecuencia, sino cuando se aplica directamente sobre la piel o el cabello en forma de mascarilla. El yogurt actúa como desinfectante y refrescante, además de darle a la piel lozanía y un aspecto realmente joven. La mascarilla de yogurt y limón Sirve para: ayudar a la cara a sanar de heridas o llagas, muy útil para mantener o ayudar a sanar el cuero cabelludo y mantener el cabello sano. Ingredientes: • El jugo de medio limón • Una cucharadita de aceite de oliva • Una taza de yogurt natural sin azúcar Procedimiento: 1. Bate muy bien los ingredientes (puedes hacerlo en la licuadora) 2. Una vez lista, lava muy bien tu cara en la noche con agua mineral antes de acostarte. 3. Recoge tu cabello y aplica como si fuera una crema, no jales tu piel, hazlo de preferencia con palmaditas en forma circular. 4. Si quieres aplicar en tu cabello hazlo, dando un suave masaje en el cuero cabelludo y jalando la crema hasta la punta. 5. Deja ahí unos veinte minutos y luego enjuaga o toma un baño.

¡DORMIR BIEN ADELGAZA!!!

Son innumerables los benefícios de una buena noche de sueño y pueden
ser comparados a los beneficios de una alimentación saludable o a la
práctica regular de ejercicios físicos. Dormir bien es necesario para
asegurar el perfecto equilibrio del organismo y mantener la
SIGUE LEYENDO