EL CUENTO DE LA CASTAÑERA

¿Que os parece si ademas de hacer cosas de halloween mantenemos a los peques con tradiciones tan nuestras como la de comer castañas asadas?
Pues he pensado que seria estupendo aprovechar el puente (y cualquier otro dia) para entretener a los peques con este cuento y darles a conocer este producto.
EL CUENTO DE LA CASTAÑERA:
Esta es la historia de una castañera, se llamaba Tana y era muy muy buena.
Los niños la querian mucho porque, cuando no tenían dinero, les regalaba castañas. También la querían por otro motivo, a menudo los invitaba a su casa y les contaba cuentos muy bonitos.
Ellos cerraban los ojos y todo parecía de verdad.
Tana esperaba el otoño, cuando las hojas de los árboles se volvían de color dorado y, el viento soplaba fuerte y, la remolineaba como si estuvieran bailando de un lado para otro. Entonces hacia de castañera.
Con la falda rayada, camisa oscura y, en la cabeza, un pañuelo rojo atado al cuello. Sentada en su sitio, como si se tratara de una figura.
Las castañas se asaban dejando un olorcito delicioso a su alrededor.
-Compren, compren castañas asadas! Castañas calientes! – decía Tana.
Por la tarde cuando el frío era más intenso, la castañera volvía a su casa. Una casita pequeña y preparaba las castañas para el día siguiente.
Tana esperaba el día de todos los santos, porque ganaba un poquito de dinero. Por la noche todo el mundo celebraba la fiesta con panellets y con castañas asadas.
Pero unos días antes de la fiesta, una mujer extraña que parecia una bruja, entro en la casa de Tana y le robó todas las castañas que tenia para asar.
Era una castañera, una mujer triste y malhumorada. Siempre había sentido envidia de  Tana porque los niños la querían mucho y, a ella nunca le compraban castañas y, ni tan solo le sonreían.
Cuando Tana se dio cuenta …¡Como lloraba, pobre Tana! se sentó frente al fuego y lloro y lloro hasta quedarse dormida…
Y ¿ sabéis que paso?…
Los niños como cada día de camino a la escuela pasaron a comprar castañas a Tana, pero aquel día, al ver que no estaba en el lugar de siempre, corrieron a su casa. La encontraron llorando y muy triste, les explico a los niños lo que le habia pasado… ¡ se las habian robado!
Los niños compadeciéndose de ella, fueron corriendo en busca de sus huchas, las rompieron y entre todos le compraron un saquito de castañas.
Mientras tanto, la castañera malhumorada en su casa asaba las castañas robadas.
– Sois los niños más buenos del mundo!-  les decia.
De pronto, empezaron a saltar las castañas del fuego saltando por todas partes, se asusto tanto que salio a la calle, corriendo sin parar.
-¡Esto es un castigo por haber robado y tener envidia!- pensó ella y, decidida fue a pedir perdón a Tana.
Tana muy contenta le perdonó y desde aquel momento  fueron grandes amigas, y la castañera malhumorada ya nunca la envidio y siempre se la veia contenta.
Y asi es como los niños decidieron comprarle castañas tambien acercandose a ella con una sonrisa.
Ella cerro los ojos, para no llorar y, nunca más estuvo triste.

Safe Creative #1402171046488
(Visited 1.820 times, 1 visits today)

12 respuestas a «EL CUENTO DE LA CASTAÑERA»

  1. Nunca deben de perderse estas costumbres tradiciones tan nuestras
    Es una gozada ver todavia en la calles de Barcelona, pùestos de castanyeras y ayer habia una cola enorme para comprar castañas y bonitos.

  2. El que yo recuerdo y tengo de hace un montón de años es el de Mariuca la castañera q me gustaba mucho de niña. Son los cuentos de Ferrándiz que hace un tiempo los volvieron a editar .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *