COMO AFRONTAR LA CUESTA DE SEPTIEMBRE

Todos conocemos la temida cuesta de enero pero también hay otro momento del año difícil para nuestros bolsillos: la cuesta de septiembre. La vuelta al cole, el regreso de las vacaciones y los gastos que éstas nos hayan supuesto hacen de este mes uno de los más duros del año en cuanto a la economía se refiere.

Hoy voy a daros algunos consejos muy prácticos, los que utilizo yo en casa, para evitar gastos innecesarios, en principio pueden parecer pequeñas tonterías, pero en suma y a lo largo de los meses verás como con ellos consigues ahorrar algo en la cesta de la compra y no tirar tanta comida en casa:

1. Si cocinas para muchos, enséñales a que te avisen: ¿qué madre o padre no ha tenido la comida preparada y de repente recibe una llamada de teléfono del pequeño diciendo que se queda a comer en casa de su primo? Prácticamente nos ha pasado a todos, y aunque en muchos casos ese almuerzo es aprovechable en otros muchos acaba en el fondo del cubo de la cocina o en el compostador, enseña a tus hijos y a tu pareja a avisarte con antelación si van a comer fuera, de esa manera no tendrás problemas.

2. Planifica bien los menús: muchos somos los que aprovechamos las verduras para hacer purés o el pollo cocido para las croquetas, pero claro si no planificamos bien lo que vamos a comer durante la semana nos resulta imposible. Intenta que las fechas te cuadren, por ejemplo si vas a hacer pollo cocido al medio día procura tener tiempo para hacer las croquetas después.

3. Olvídate de las medidas a ojo, una pizca, un dedo, un puñado ¿eso qué es? Sé que los que cocinamos habitualmente no vamos a coger un vasito para ponernos a medir cada vez que tengamos que echar algo al fogón, pero por ejemplo a la hora de seguir una receta puede ser muy útil para poner la cantidad justa

4. Revisa la fecha de caducidad en los alimentos, tanto a la hora de comprar, eligiendo siempre aquellos que tienen una fecha de caducidad posterior, como en tu despensa. ¿A quién no se le ha caducado alguna vez un paquete de galletas por despistarse y no mirarlo a tiempo? A la mayoría, no hablemos de productos más perecederos como los yogures.

 
5. Aprende a cocinar para uno o para dos: muchos de nosotros tenemos el problema de que no sabemos cocinar para uno, de manera que cuando comemos solos hacemos más comida de la debida y acaba siempre en la basura, cuando comas sola intenta hacer recetas que te dejen calcular los ingredientes para una persona de forma exacta, así no tendrás problemas.

6. Planificar bien las compras diarias, semanales… elaborando un menú para cada día y sin recurrir a la compra improvisada de alimentos que posteriormente no podamos aprovechar al máximo.

7. Utilizar productos de temporada, son más baratos y más sanos Planificar menús diarios equilibrados con productos de temporada (son más baratos, más frescos y más saludables)


8. Buscar recetas baratas. Seleccionar buenas recetas de alimentos que no sean caros. Las comidas pueden ser igual de ricas (o incluso mejores) que las que llevan ingredientes caros). Hay recetas económica y muy baratas que son deliciosas.


9. Controlar y comparar los precios de los alimentos. Chequear los precios de los ingredientes de tu lista de compra habitual en varios establecimientos comerciales y calcular el ahorro. En el caso de los precios difieran al alza o a la baja dependiendo de los alimentos, dividir la lista de compra en dos o más establecimientos.


10. Conservar los alimentos apropiadamente. Congelar aquellos alimentos que puedan pasarse de fecha o no vayan a ser aprovechados por motivos inesperados o fortuitos.
Aprovechar las sobras para hacer nuevos platos. BAlgunos de los mejores platos se hacen con sobras (croquetas, lasañas, canelones, rellenos, migas, ropa vieja etc.). Prácticamente hay recetas para todas las sobras. 

11. Habitos de comida racionales y no compulsivos. Mejorar nuestros hábitos saludables de comida. General mente esto lleva consigo ahorros muy sustanciales de gasto. Por ejemplo, masticando bien y más lentamente se digiere mejor y se come menos. Por ejemplo, evitando golosinas fuera de las horas de comida o evitando una ingestión de azúcares excesiva.

12. Reducir el gasto innecesario en comida. Analizar bien nuestro gasto en comida. Podemos llevarnos sorpresas y darnos cuenta de que gastamos muchos dinero en productos en absoluto necesarios para llevar una buena alimentación. Prescindir de ellos puede generar un ahorro notable y mejorar nuestra salud.


13. Llevar una contabilidad. Llevar una pequeña contabilidad con nuestros gastos semanales en cocina. Nos animará ver que somos capaces de mejorar nuestra alimentación y ahorrar.


14. Analizar e indentificar buenas ofertas. Tener una buena información de ofertas (pero no caer en sus trampas: comprar más de lo que se necesita o comprar cosas realmente innecesarias).

 
15. Prescindir de caprichos caros innecesarios. Tener disciplina para prescindir de caprichos ocasionales que quizás no sean tan necesarios si sabemos planificar nuestras comidas con platos variados, originales y no por ello caros.

16. Mejorar nuestras técnicas de cocina, aumentado le rendimiento de lo que hacemos y evitando derroches innecesarios. Recuerda por ejemplo que en muchos casos, los alimentos frescos o menos cocinados son más saludables y nutritivos. Aprende a cocinar evitando excesos de grasas o de técnicas de cocina poco saludables
.

Safe Creative #1402171046488
(Visited 47 times, 1 visits today)

8 respuestas a «COMO AFRONTAR LA CUESTA DE SEPTIEMBRE»

  1. Guapa!!! muchas gracias por contestar a mi comentario!! te sigo de vuelta para no perderte la pista!!! nos leemos! un beso fuerte y que disfrutes del finde
    PD: Muy buenos consejos!! para septiembre y para todo el año, porque con la que está cayendo nunca viene de más!!

  2. Estoy contigo al cien por cien, me veo totalmente reflejada. De hecho, en mi blog, el año pasado por estas fechas di unos consejos parecidos porque parecen una bobada pero como digo yo garbanzo no hace puchero pero ayuda al compañero, y es verdad. Enhorabuena, llegarás lejos pensandoasí. Un besito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *