TRUCOS DE COCINA III

Trabajar masas 
Es recomendable que se trabaje sólo con una mano, primero con los dedos y luego apretando la masa con toda la mano. Lo ideal es hacerlo en un bol. 
Para saber si esta lista, hay que presionar la masa contra la fuente hasta que se sienta homogénea. 
Antes de comenzar a trabajar con la masa sobre una superficie plana, es necesario que espolvoree ésta con harina. 

 
Mantequilla caliente. 
Muchas recetas requieren de manquilla caliente para su correcta ejecución. Sin embargo, un problema habitual es que esta se queme. Para evitarlo, antes de exponerla al fuego, agregue algunas gotas de limón. 

 
Cebolla amortiguada 
Para evitar que la cebolla provoque molestias estomacales y para disminuir su sabor a veces demasiado fuerte, es recomendable que después de picarla, la sumerja en agua hirviendo durante 20 minutos. 
Otra manera es sumergirla en una cantidad suficiente de vinagre como para que esta sólo se impregne durante unos 5 minutos. 

 
Embutidos bien cocidos 
¿Algunas vez sus longanizas, salchichas o cualquier embutido se le ha reventado al cocerlo?. Para que esto no le vuelva a suceder es recomendable que antes de guisarlas, las piche con un tenedor. Si lo que desea es freírlas, antes de ponerlas al fuego déjelas en agua hirviendo durante tres minutos. 

 
Tomates muy ácidos 
Para neutralizar la acidez de los tomates en las distintas preparaciones, un consejo útil es agregarles un poco de azúcar durante la cocción. 

 
Cebolla dorada 
Para dorar la cebolla, ya sea picada o simplemente cortada pluma, coloque en el sartén (antes de verter el aceite) una cucharada de azúcar y prenda el fuego para que esta se caliente hasta quedar dorada y evitando que se queme. 
Luego heche la cebolla y una cantidad suficiente de aceite para que esta se impregne. 

 
Usando la gelatina 
Antes de mezclarla con los ingredientes de su receta, es recomendable remojar las tiras de gelatina con un poco de agua fría y luego someterlas al calor, pero a través de un baño María mientras las revuelve hasta que se disuelvan totalmente. 

 
Nueces y almendras bien peladas 
Antes de intentar cualquier técnica, siempre resulta útil tostarlas durante algunos minutos en un horno a fuego suave. Una vez que estas ya se han enfriado, frote la cáscara hasta que esta se remueva sólo por la fricción. 
Si no desea que estas queden tostadas, intente pelarlas luego de dejarlas durante breves minutos en agua hirviendo. 

 
Hielo para el aperitivo 
Siempre es bien visto darle una agradable y renovada presentación a los aperitivos. Por eso es muy práctico agregar una pequeña cáscara de limón antes de dejar las bandejas de hielos en el congelador. Sus hielos obtendrán un agradable colorido y un tenue sabor. 

 
Sal en exceso 
Si durante la cocción de un plato se da cuenta de que está muy salado, eche un par de rodajas de papas crudas peladas de algunos centímetros de grosor. Déjalas cerca de media hora a fuego lento y retírelas. 

 
Olor a ajo en las manos 
Para este desagradable problema una solución instantánea. Ponga un cuchillo bajo la llave abierta y frote con mucho cuidado los dedos contra la parte afilada del cuchillo por unos segundos. 

 
Freír sin que salte el aceite 
Para evitar que al freír pescados, papas o cualquier otro alimento, salte el aceite, échele cuando esté caliente una pizca de sal de mesa y no saltará más. 

 
Pelar tomates 
Haz una cruz en la base de los tomates. Introdúcelos en una olla con agua hirviendo por 30 segundos. Luego sumérgelos en agua fría y pélalos con las manos. Eliminarás sólo la cáscara. 

 
Malos olores 
Al momento de cocer algunas verduras como el repollo o la coliflor resulta difícil evitar que el olor se extienda por la casa. Sin embargo, es posible lograrlo. Cubra parcialmente la olla y coloque sobre de la tapa de la olla una miga de pan mojado en vinagre. 

 
Arroz graneado 
Tal vez uno de los problemas más grandes del arroz, fuera de que se quema, es que pocas veces queda graneado. Para que éste quede bien graneado, es muy útil agregar algunas gotas de limón al agua donde se cocerá 

 
Queso siempre bueno 
Para evitar que el queso se endurezca en el refrigerador, un buen truco es congelarlo, no pierde ni vitaminas ni propiedades. 

 
Pescado cocido entero 
Si vas a cocer pescado y no quieres que se deshaga durante la cocción, añada un chorrito de vinagre o limón al agua. Es el mejor truco para que permanezca entero. 

 
Aceite más duradero 
Cuando el aceite de nuestra freidora esté sucio, pero no quemado, y con posibilidades de seguir usándolo, debemos seguir los siguientes pasos. Poner la freidora a calentar y cuando el aceite esté bien caliente, echaremos varias hojas de lechuga de la parte de fuera. Esperamos a que se frían un poco y a continuación las retiramos. Como resultado habrán dejado limpio el aceite y listo para usarlo de nuevo. 


Lechuga siempre crujiente 
Para conseguir que la lechuga de las ensaladas sea más crujiente es necesario remojarlas antes en agua con jugo de limón durante media hora más o menos. Otra técnica es dejarla remojando en agua y hielo, entre 15 y 20 minutos antes de su uso. 

 
Ablandar la carne 
Un buen secreto para ablandar la carne y el pescado es ponerlos en un recipiente con leche durante una hora aproximadamente. Otra alternativa es colocarla en la misma olla en la que se va a cocinar, junto con los demás ingredientes, un corcho bien lavado. Se cocina como de costumbre, la carne quedará más suave. 

 
Papas cocidas más rápido 
Para cocer las papas rápidamente, antes de ponerlas a cocer es necesario hacerles un pinchazo en el centro con un cuchillo o cualquier otro implemento. 

 
Papas fritas más crujientes 
Para obtener papas fritas siempre crujientes, córtelas como prefiera, luego écheles sal al gusto y congélelas durante algunas horas. Una vez fuera del refrigerador, eche las papas en aceite bien caliente sin haberlas descongelado.

Safe Creative #1402171046488
(Visited 271 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *